Tipos de candado para una bicicleta

Elige el mejor candado para tu fixie

Uno de los miedos de los amantes de la bici es descubrir que le han robado su bicicleta. No es algo que te tenga que ocurrir en algún momento de la vida, pero si que es cierto que a veces se lo ponemos muy fácil a los amigos de lo ajeno.  Elegir un buen candado y seguir una serie de consejos básicos dificultará el trabajo a esta gente, asegurando tu bicicleta. No podemos aseguraros que no os vayan a robar la bicicleta, pero se lo pondremos realmente dificil a los ladrones.

Buscando un buen candado

Está claro que el candado es el elemento básico en la seguridad de tu bicicleta. Existen muchos tipos de candado. Quizás el más conocido sea el de cable trenzado. Es el más extendido y utilizado, pero no el más seguro. Lo recomendamos como candado secundario, ofreciendo mayor seguridad al principal.

Tipos de candado para una bicicleta

¿Cuál es el mejor tipo de candado? Entre los más seguros encontraremos los de tipo U. Son más dificiles de destruir o abrir para los ladrones. Sujetan en un punto cuadro y rueda a un emplazamiento fijo. Suelen venir acompañados de un cable adicional para cubrir el resto de partes de la bicicleta, como sillín o la segunda rueda. Los candados de tipo cadena también ofrecen un nivel alto de seguridad, aunque en su contra tienen un peso mayor al del resto de candados.

Consejos de seguridad para tu bicicleta

  • Compra un candado de calidad. Gastarte unos euros extra en él puede saliros muy rentable a la larga. Recuerda, es una inversión en seguridad.
  • Ata SIEMPRE tu bicicleta a un elemento rigido. Ata tanto el cuadro como la rueda. Nunca ates solamente el cuadro, al menos intenta evitarlo. Y si puedes, atala tan alta como puedes. Piensa en la postura que adoptaría la persona que intentase forzar el candado. Si está incomodo, le costará más tiempo, así que le será más dificil de robar. Es decir, optará por no hacerlo. Parece una tontería, pero este detalle puede salvar tu bicicleta.
  • Si vas a aparcar tu bici, hazlo en sitios “seguros”. Nos referimos a sitios en los que haya transito, bastante luz y por lo tanto sea más dificil de robar. Delante de un comercio, cafetería o pegando a un semaforo, por ejemplo.
  • Evita (en la medida que te sea posible) que tu bicicleta pase la noche en la calle. Si no hay otro remedio, sigue los consejos que te dimos. La luz auyenta a los amigos de lo ajeno.
  • Guarda la factura de la bicicleta junto a su número de serie del cuadro o bastidor. También ayuda tener alguna foto de la bicicleta.
  • Si por desgracia te roban la bici, denuncia el suceso. La policía suele recuperar un número importante de bicicletas. De ahí la importancia de los datos que te hemos recomendado que tengas guardados.
  • Y como no, NO compres bicis robadas.

Foto: Bit Boy (Flickr, Creative Commons)
¡Compártelo!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *