Copenhague, paraíso ciclista

 

Ciudades hacia la sostenibilidad

Sin duda Copenhague es una de las mejores ciudades europeas a visitar.  Le acompaña la fama de ser un sitio feliz  al mismo tiempo que estar a la vanguardia en ciudades inteligentes. La bella capital danesa nos conquistará por ser una ciudad amable. Una de esas donde se respira un ambiente confortable. Y es que son muchos los atractivos que nos ofrece. Además de  sus barrios pintorescos, el carácter abierto de su gente, su pasión por el arte y el diseño, Copenhague tiene el verdadero objetivo de ser una ciudad sostenible.

La meta que se ha marcado la capital nórdica para el año 2025 es la de ser la primera gran ciudad con una huella de carbono neutro. Es decir, que no genere más emisiones de gases contaminantes de los que sea capaz de absorber. Para conseguirlo, entre otras medidas, hace una clara apuesta por el uso de la bicicleta. Y lo debe hacer bien, porque ya ha conseguido que el 50% de los del total de los desplazamientos se realicen en la estrella de la movilidad sostenible; en bici.

Bicis, bicis y más bicis hasta donde alcanza la vista. Un aparcabicis gigantesco en pleno  centro de la ciudad atiborrado y muchos más por cualquier calle.  Si están llenos no importa, apoyadas en la pared en plena acera también están bien. Bicicletas de carretera, urbanas, gravel, antiguas, fixie, tándem, plegables…las hay de todo tipo y tamaño.

La red inteligente

Conseguir que la apacible capital nórdica sea un paraíso para los ciclistas no ha sido sólo gracias a una arraigada cultura de la bicicleta. También existen normas de circulación que quien sale a rodar conoce a la perfección y cumple escrupulosamente. Además, su éxito se debe a una auténtica voluntad de aunar esfuerzos y poner las nuevas tecnologías al servicio de los intereses de la ciudadanía. Toda la movilidad de la ciudad está  diseñada para que la bicicleta ocupe un lugar primordial y compartir la calzada con los vehículos,  sea una conquista colectiva.

Gracias a una red inteligente se controla en tiempo real el tráfico (además de la calidad del aire, la intensidad del alumbrado, la salubridad del agua del puerto…) y ofrece soluciones flexibles y alternativas a los contratiempos que surgen en cada momento.

El resultado es que podemos ver cómo en arterias principales y horas punta, la masa de ciclistas fluye con facilidad, incluso más rápido. Dar pedales es más efectivo que desplazarse en coche, ya que los semáforos inteligentes de la ciudad dan prioridad a los ciclistas consiguiendo un tráfico mucho más fluido.

Y ahora… a pedalear

Desde othercycling nos surgen muchas preguntas sobre nuestras costumbres y el modelo de desplazamiento urbano que deseamos. Si en la encantadora urbe danesa, donde  llueve una media de 113 días al año y la temperatura máxima del mes de diciembre es de 4ºC, el uso de la bici es masivo… qué excusa nos queda para no hacer lo propio, sacar nuestras bicicletas a la calle y tomar el espacio que nos ayudará a conseguir una ciudad más sostenible?

¡Compártelo!

    Un comentario en “Copenhague, paraíso ciclista

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *